Te explicamos qué es y cómo funciona el ultrasonido

Todos hemos escuchado mucho acerca de los ultrasonidos o ecosonogramas pero aquí te explicamos a detalle de qué son, cómo funcionan, y para que se utilizan.

¿Qué es el ultrasonido?

Existen dos tipos de ultrasonido: diagnóstico y terapéutico.

El ultrasonido diagnóstico es la técnica que se utiliza para producir imágenes dentro del cuerpo. Se realiza a través de sondas de ultrasonido, llamadas también transductores, que a su vez producen ondas sonoras. Las ondas tienen una frecuencia por arriba del umbral del oído humano. Comúnmente las sondas de ultrasonido de diagnóstico se colocan en la piel, sin embargo, existen casos en los cuales se colocan dentro del cuerpo a través del tracto gastrointestinal, la vagina, o los vasos sanguíneos, para optimizar la calidad de las imágenes.

Este mismo tipo de ultrasonido se subdivide en otro dos: anatómico y funcional.

El anatómico es aquel que produce imágenes de órganos internos u otras estructuras. El funcional se enfoca en dar a conocer información sobre el movimiento y la velocidad del tejido, su suavidad o dureza, características físicas que ayuden a crear un “mapa de información”. Esta información funciona para que los médicos visualicen mejor los cambios en la función de determinada estructura u órgano.

Ahora bien, vamos con el ultrasonido terapéutico. Al igual que el de diagnóstico, también produce ondas sonoras por arriba del rango del oído, la única diferencia es que este no produce imágenes. Su función es interactuar con los tejidos para que puedan ser reparados o destruidos.

Se pueden modificar de las siguientes formas: mover o empujar el tejido, calentar el tejido, disolver coágulos o administrar fármacos. Estas modificaciones son posibles debido a que se utilizan rayos de muy alta intensidad capaces de modificar el tejido. Una de sus más grandes ventajas es que (en la mayoría de los casos) no se necesita realizar incisiones en la piel, no son invasivas.

¿Cómo funciona el ultrasonido?

Ya lo hemos mencionado anteriormente. Las ondas de ultrasonido se producen por medio de un transductor hecho de un material especial de cristal cerámico. Estos materiales son los que permiten crear ondas sonoras.

Esto funciona de la siguiente manera: el transductor envía las ondas sonoras dentro del cuerpo. Las ondas se reflejan de regreso, cuando los ecos llegan al transductor genera señales eléctricas y es entonces cuando el escáner de ultrasonido genera las imágenes bidimensionales de tejidos y órganos. Un examen de ultrasonido se realiza aplicando un gel, este gel hace que no se formen bolsas de aire entre el transductor y la piel.

Los ultrasonidos más comunes son durante el embarazo y se utilizan para monitorear el crecimiento del feto. También se utilizan para que los médicos puedan ver el corazón, vasos sanguíneos, ojos, tiroides, cerebro, tórax, órganos abdominales, piel y músculos. Las imágenes de los ultrasonidos pueden ser en 2D, 3D (movimiento) o 4D.

Con el ultrasonido funcional principalmente se hace el Doppler, que es para medir el flujo sanguíneo en los vasos o en el corazón. Se utiliza para saber si hay acumulación en las arterias carótidas y si están bloqueando el flujo de sangre hacia el cerebro.

En HomeLab contamos con una gran variedad de ultrasonidos, los cuales son realizados por especialistas en radiología. Haz clic en alguno de los estudios de abajo y agenda tu cita.

Call Now ButtonLlámanos sin compromiso